El esfuerzo de los comerciantes no logra contener el fracaso de las rebajas

Las esperanzas que los comerciantes habían puesto en la campaña de rebajas de verano se han visto, una vez más, frustradas. Al menos eso se traduce de los datos de ventas de julio en el comercio minorista, que se han contraído un -0,6% interanual.

Los comercios contaban con una gran cantidad de stock acumulado, principalmente debido a la climatología que retrasó las compras (especialmente en textil) hasta bien entrado junio; pero estas circunstancias no se han traducido en un aumento de la facturación en rebajas, empeorando incluso los datos del pasado verano.

Desde la CEC creemos firmemente que esta situación es resultado de la política de descuentos continuados a lo largo de todo el año por parte de las grandes cadenas; los mayores perjudicados son las pequeñas tiendas multimarca del textil, que no tienen esa capacidad para ofrecer descuentos similares fuera de los períodos de rebajas.

Leer completa