Se mantiene la debilidad del consumo

La debilidad de los datos de ventas, un mes más, confirma la necesidad de aprobar estímulos fiscales al consumo de manera urgente, que rompan la dinámica y reactiven el consumo.

El Instituto Nacional de Estadística ha publicado hoy los datos de ventas y ocupación del comercio minorista correspondientes al mes de abril (0,1% y -0,2% respectivamente) que vienen a confirmar la dinámica en la que se ha instalado el consumo que, casi por inercia, se mantiene en registros tan débiles que resultan insuficientes por sí mismos para seguir manteniendo la actividad comercial y con ella los puestos de trabajo, teniendo en cuenta que los comerciantes acumulan más de cinco años sosteniendo la economía y el empleo, prácticamente en soledad.

Ante la realidad evidente de que el consumo no comienza a reactivarse y de que las posibles mejoras que puedan producirse van a ser muy lentas y débiles, el Gobierno tiene que tomar medidas que ayuden, de una vez por todas, a los comerciantes que aún subsisten, principalmente a través de financiación bancaria real. Nuestros comerciantes no pueden seguir esperando. Más de cinco años de crisis es demasiado tiempo para comerciantes y consumidores”, reclama Manuel García-Izquierdo, presidente de la Confederación Española de Comercio.

Este mes de abril, el comercio de proximidad es el formato comercial más afectado por el descenso de las ventas y sin embargo, seguimos dando muestras de una gran fortaleza en el empleo, con una variación positiva de la ocupación del 0,4% respecto al mismo mes de 2013.

Asimismo, volvemos a observar cómo sigue creciendo la disparidad de resultados entre comunidades autónomas, con una diferencia de casi 10 puntos entre Illes Balears (5,9%) que ha obtenido el mejor resultado en las ventas y Melilla (-3,8%) que ha experimentado el mayor descenso. Vemos cómo las ventas en abril, mes en el que se ha celebrado la festividad de Semana Santa, han tenido un mejor comportamiento en comunidades costeras, relacionadas con el tradicional turismo de ‘sol y playa’. La Comunidad de Madrid, con un modelo comercial basado particularmente en la liberalización total de horarios comerciales, sigue obteniendo registros muy inferiores a la media nacional, con un descenso en ventas del -3,5% y -1,2% en la ocupación.

“El comercio es un sector clave con un gran potencial de cara a la recuperación económica, especialmente de la economía real, pero el Gobierno debe dar un impulso decisivo a la reactivación del consumo. De ello depende no sólo el mantenimiento de cerca de dos millones de puestos de trabajo de todo el comercio minorista, sino muy especialmente los nuevos nichos de empleo que hay en nuestro comercio y que no podemos poner en marcha por el actual contexto, como son los relacionados con el marketing en social media y comercio electrónico”, lamenta Manuel García-Izquierdo.