Montoro prepara un plan de rescate para autónomos y estudia rebajar al 15% la retención fiscal

Artículo de José María Triper publicado en El Economista

Una especie de FLA (Fondo de Liquidez Autónómico) pero específico para pymes y autónomos. Así definen técnicos de Hacienda el nuevo instrumento de financiación que el ministro Cristóbal Montoro avanzó el miércoles en el Congreso y que se incorporará al proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2015, que hoy aprobará el Consejo de Ministros.

Los responsables del Grupo Popular en el Congreso informaron el jueves a las organizaciones representativas del trabajo Autónomo, ATA y UPTA, de este nuevo mecanismo de financiación que contará con dinero comunitario procedente de los Fondos Estructurales de la UE y de los préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI), y que permitirá dotar de liquidez y financiación a los emprendedores tanto para nuevos proyectos de inversión como para circulante.

En la citada reunión, los dirigentes del grupo parlamentario del Gobierno confirmaron también a los representantes de los autónomos que el Ejecutivo estudia acelerar la rebaja de las retenciones en el IRPF para este colectivo en la reforma fiscal, tal y como adelantó elEconomista.

En principio la rebaja sobre la que trabajaba el Ejecutivo era pasar del 21% actual al 19% en 2015 y al 18% en 2016, es decir un punto más de rebaja respecto al proyecto que envió el Gobierno al Parlamento.

Sin embargo, entre los asistentes a la reunión del jueves en la Cámara Baja se avanzaba que, finalmente, el Ministerio de Hacienda avanzará aún más en la rebaja y admitirá una retención de sólo el 15% en el IRPF para todo el colectivo de los autónomos y no sólo para quienes facturen por debajo de 12.000 euros, como figura en el proyecto aprobado por el Consejo de Ministros.

Cese de actividad
Otra de las medidas avanzadas es la posibilidad de incluir en el reglamento que desarrolle la nueva Ley de Mutuas de Accidentes de Trabajo una flexibilización de las condiciones exigidas a los autoempleados para acogerse a la prestación por cese de actividad (el llamado paro de los autónomos).

En concreto la propuesta que maneja el Gobierno plantea cambiar para los autónomos que cotizan por el sistema de módulos, la exigencia de justificar un 10% de pérdidas contables para poder acceder a la prestación por la constatación un 10% menos de ingresos que de gastos, lo que supone una evidente disminución de la cuantía del déficit requerido para el cierre del negocio con cobro del subsidio.