Los concursos de acreedores se ceban con el pequeño comercio

Las empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas aumentaron un 14% en el tercer trimestre del año en relación al mismo periodo de 2018, hasta sumar 963 procedimientos de quiebra, según la Estadística de Procedimiento Concursal del Instituto Nacional de Estadística (INE).

De las 1.384 empresas que entraron en concurso en el tercer trimestre, 56 eran sociedades anónimas, con una bajada interanual del 34,1%, mientras que 808 eran sociedades limitadas, un 22,1% más que en el tercer trimestre de 2018.Durante el tercer trimestre, los concursos voluntarios aumentaron un 10,6% en relación al mismo periodo de 2018, hasta sumar 1.303, en tanto que los concursos necesarios retrocedieron un 10%, con un total de 81 procesos.

Por clase de procedimiento, los concursos ordinarios se incrementaron un 16,2% en tasa interanual y los abreviados un 8,4%, hasta 136 y 1.248 procesos, respectivamente.

El pequeño comercio: el sector con más empresas en concurso

El 21,7% de las empresas que entraron en concurso entre julio y septiembre tenían como actividad principal el comercio (209 concursos), mientras que el 14,1% se dedicaba a la construcción (136 empresas concursadas).

Los concursos de acreedores se ceban con el #pequeñocomercio Clic para tuitear

Asimismo, la estadística refleja que el 56% de las empresas concursadas tiene menos de seis asalariados, y dentro de ellas, el 28,2% no tiene trabajadores a su cargo. El 23,3% de empresas concursadas tiene una antigüedad de 20 o más años y el 21,6% se fundaron cuatro años atrás o menos.

Según el INE, el 23,6% de las empresas concursadas de menos de cuatro años de antigüedad operaban en el sector del comercio, mientras que el 50,9% de las que tenían 20 o más años de antigüedad se dedicaban a la industria y energía y al comercio.

El 33,9% de las empresas concursadas en el tercer trimestre se concentraron en el tramo más bajo de volumen de negocio (hasta 250.000 euros) y eran principalmente sociedades de responsabilidad limitada.