Los concursos de acreedores en el comercio alcanzan su cifra más alta desde 2015

La agencia de rating Axesor ha alertado de que el sector del comercio presenta “señales de alarma” por el importante aumento de los concursos de acreedores que ha experimentado, con un total de 259 casos en el primer trimestre de 2018 y un incremento interanual del 12,6%, frente a importantes caídas en otros sectores.

Los concursos de acreedores en el #comercio alcanzan su cifra más alta desde 2015 Clic para tuitear

Teniendo en cuenta el volumen general de los concursos, en todos los sectores, éstos cayeron un 11,1% en los tres primeros meses del año, y los 1.033 concursos acumulados sitúan la estadística en el nivel más bajo desde 2008.

Sin embargo, frente a las caídas en el sector inmobiliario (-33,3%), hostelería (-20,8%) y construcción (-13,8%), el comercio alcanza su cifra más elevada desde el año 2015 para el periodo que comprende los tres primeros meses del año.

Más concursos en el comercio

En concreto, los concursos de acreedores en el comercio mayorista aumentaron un 40,1% en el primer trimestre, hasta los 150 nuevos casos, el mayor volumen para este periodo desde 2014.

Por su parte, en el comercio minorista se iniciaron 90 procesos formales de insolvencia, un 21,3% más y el dato más elevado para el primer trimestre desde el año 2015.

En este sentido, destacan el comercio minorista de prendas de vestir en establecimientos especializados, con 17 incidencias (+88,9%); el comercio mayorista de prendas de vestir y calzado, con 12 concursos (+140%), y el comercio mayorista de textiles (con 10 procesos, un aumento interanual del 150%).

Caída desde 2017

Axesor ha explicado que el sector de comercio ya dio señales de alarma en 2017, un año en el que registró un aumento del 11,75% tras tres años consecutivos de retrocesos.

Así, el comercio fue el principal responsable de que el cómputo global de concursos de acreedores experimentara el primer ejercicio al alza desde 2013.

Estas señales de alarma se han incrementado desde entonces, en un contexto en el que la economía está creciendo y su dinamismo “debería trasladarse a todas las actividades”, señala Axesor, que ha recordado que la economía digital está impulsando nuevas fórmulas que suponen “un auténtico desafío de adaptación para el comercio tradicional”, como la compra online.