La mejora de expectativas eleva a nivel récord la confianza del consumidor

Publicado en el diario El País

La expectativa de una recuperación económica sólida se hace fuerte en las estadísticas. El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha difundido este martes el adelanto de cómo se habría comportado el índice de confianza del consumidor en enero. Y su conclusión es que la confianza de los consumidores, destilada a partir de más de 1.500 entrevistas, habría alcanzado su máximo nivel en esta serie estadística, que arrancó en 2004, por encima de lo registrado hace una década, hasta alcanzar los 99,6 puntos.

El repunte de la confianza, en el primer mes del año, se debió a un aumento de las expectativas de los consumidores de 9,8 puntos, hasta los 114,1 puntos, su valor más alto de la serie, con perspectivas positivas en todos los componentes del indicador: evolución de la economía, evolución del empleo y situación de los hogares.

Al aumento de las expectativas se suma también el ascenso experimentado por el indicador de situación actual, que subió 8,3 puntos en enero, hasta los 85,1 puntos, por la mejor valoración que hacen los consumidores de la situación económica actual y del empleo y, en menor medida, de la de los hogares.

En paralelo a la publicación de datos estadísticos, mejoran también las previsiones. Deutsche Bank ha revisado al alza este martes su pronóstico de crecimiento para la economía española, que sitúa ahora en un avance del PIB del 2,4% en 2015 y del 2,3% en 2016. Esta nueva predicción supone 0,5 puntos porcentuales más que la hecha por los expertos de la entidad alemana a principio de año. También eleva, en 0,3 puntos, la estimación para la zona euro, cuyo crecimiento cree ahora que será del 1,3% este año y del 1,6% en 2016.

En un comunicado, Deutsche Bank precisa que “la rápida depreciación del euro, unido al anuncio de las compras de deuda por parte del Banco Central Europeo, van a tener un efecto directo en la evolución de la economía”. También apuntan como factores que ayudan a la mejora del crecimiento, “la caída del precio del petróleo, que tendrá un claro efecto en el ahorro de los hogares”. Por último, reseñan la evolución del tramo final de 2014, con un incremento trimestral del 0,7%, que “ha sorprendido a los analistas”, que lo toman como una señal de que la recuperación española “se fortalece”.

El pronóstico oficial sitúa el crecimiento de 2015 en el 2%, pero el Gobierno español ya ha adelantado que revisará al alza su previsión en un par de meses. Y espera que la Comisión Europea haga lo mismo este jueves, cuando publica sus previsiones económicas para todos los países de la UE. En la misma línea se ha expresado este martes la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, quien ha reiterado, como ya hizo en el Foro Económico de Davos, que la entidad estima que el PIB español crecerá este año entre el 2,5% y el 3%