La IV edición del ‘Día del Frutero’ llega en una recesión del 3,5% del consumo de frutas que afecta especialmente al pequeño comercio

Coincidiendo con la festividad de Santa Dorotea, patrona de los fruteros, la Asociación de Productores Hortofrutícolas VI.P – Val Venosta ha impulsado la cuarta edición del Día del Frutero, con un acto en el que ha participado Luis Pacheco, vicepresidente de la Confederación Española de Comercio.

VI.P impulsa el ‘Día del Frutero’ por la necesidad de apoyar un sector que rara vez protagoniza los titulares, pero que genera más de 160.000 puestos empleos directos e indirectos.

Esta jornada cuenta con apoyo institucional y al acto que se celebró en el Mercado de San Antón de Madrid acudieron distintas autoridades.

Durante su intervención, el vicepresidente de la CEC, Luis Pacheco, incidió en que el pequeño comercio vive un momento de transformación frente a los diferentes cambios tecnológicos y el repunte de ventas de las tiendas online y marketplace.

Ante un panorama desolador, añadió que “los comercios  deben reinventarse, y necesitamos del apoyo institucional para que las nuevas generaciones puedan volver a darle el empujón al sector”.

La subdirectora general de Comercio y Mercado del Ayuntamiento de Madrid, Olga Ruiz Castillo, adelantó que el Ayuntamiento “va a presentar dos líneas de ayuda al apoyo al pequeño comercio y otra para el comercio municipal ”.

Con 2.630 fruterías en la capital , Ruiz Castillo indicó que “hay un pequeño crecimiento en el número de fruterías asociadas gracias al nuevo consumidor ”, que es más abierto a probar productos  y también puede recibir un trato directo. “Las tiendas tradicionales tienen que adaptarse día a día al consumidor, porque los cambios van muy rápidos” , concluyó Ruiz Castillo.

En esta línea, Santiago Bláquez, gerente de la Asociación de Empresarios Mayoristas de Frutas y Hortalizas de Madrid (Asomafrut), señaló que “los fruteros tienen que ir a nuevos formatos, manteniendo los precios y los horarios”.

Además, el acto contó con la participación de Belén Mesa, representante de la Dirección General de Comercio Interior del Ministerio de Economía y España , que habló de que “las nuevas tecnologías no implican la pérdida del comercio de proximidad” , sino que hay que aprovechar “los beneficios del sector online y offline”.

La presentación de esta jornada ha servido también para inaugurar la exposición “Los fruteros en el arte”, una muestra que podrá visitarse en el Mercado de Antón Martín hasta el 12 de febrero.

El propósito de la exposición es poner el foco en unas personas indispensables en la cadena que va del campo a la mesa, ofreciendo frutas y verduras frescas cada mañana.

Impulsar la venta de fruta en un contexto de retroceso del consumo

La cuarta edición del ‘Día del Frutero’ se celebra en un contexto complejo para estos profesionales.

La compra de fruta fresca ha descendido un 3,5% con respecto al año anterior, afectando especialmente en el pequeño comercio ya que la tienda tradicional, que representa el 33,4% del volumen de estos alimentos en España, ha visto disminuir un 8,7% su volumen de ventas en este periodo.

Por comunidades autónomas, Castilla y León, País Vasco, Navarra y Galicia presentan un mayor consumo. Por el contrario, La Rioja, Comunidad Valenciana y el archipiélago Balear destacan entre las que menos fruta fresca compran.

Si se analiza el comportamiento del consumidor individualmente, se observa una reducción del 7,1% en el consumo per cápita (92,45 kilogramos por persona y año). Además, cae un 2,2% con respecto al año anterior en la frecuencia de su adquisición. Y el gasto medio de cada español dedicado a fruta fresca (134,6 euros) ha caído un 4,6% respecto al año anterior.

En total, los hogares españoles destinaron un 9,1% de su presupuesto para la cesta de la compra a la adquisición de estos alimentos.

Entre las causas de la recesión del consumo de frutas se encuentran la composición de los hogares, cada vez más pequeños, la escasez de tiempo y la comodidad. Todo ello favorece la compra de estos productos en bandeja en las grandes superficies, con cantidades predefinidas directamente desde el canal de venta.

Otro factor importante en estos cambios es el nuevo rol que juega la fruta en el hogar. Históricamente, se ha tomado como postre, pero cada vez está menos presente tras comidas y cenas. Se aprecia su traslado progresivo a otros momentos y entornos de consumo, como el desayuno, la media mañana o la merienda, para los que se lleva fruta del hogar con el propósito de consumirla fuera. No obstante, esto no consigue compensar el descenso.