La Eurocámara aprueba imponer topes a las comisiones de tarjetas de crédito y débito

El pleno de la Eurocámara ha aprobado este miércoles imponer topes a las comisiones interbancarias por pagos con tarjeta, hasta situarlas en un máximo del 0,3% del valor de la transacción para las de crédito y en siete céntimos o el 0,2% del valor de la transacción, lo que sea menor, para las de débito.
Noticia publicada por Europa Press

El pleno de la Eurocámara ha aprobado este miércoles imponer topes a las comisiones interbancarias por pagos con tarjeta, hasta situarlas en un máximo del 0,3% del valor de la transacción para las de crédito y en siete céntimos o el 0,2% del valor de la transacción, lo que sea menor, para las de débito.

Los nuevos topes, que todavía deben ser pactados con los Gobiernos durante la próxima legislatura, se aplicarán tanto a los pagos nacionales como a los transfronterizos.

“Por primera vez se limitarán las comisiones de las tarjetas, lo que repercutirá positivamente en los consumidores”, ha dicho el eurodiputado del PP, Pablo Zalba, ponente parlamentario de la norma.

Estas comisiones están incluidas en los costes de los comercios por aceptar tarjetas de pago como Visa o MasterCard y se repercuten sobre los consumidores finales con precios más altos. El coste para los comercios supera los 10.000 millones de euros al año, según la Comisión.

La Eurocámara aboga por establecer un plazo único de un año desde la entrada en vigor del reglamento para la imposición de estos límites. La Comisión había propuesto un periodo de transición de 22 meses en el que estas normas se aplicarían únicamente a las transacciones internacionales, y no a las realizadas dentro de un Estado miembro.

Los diputados subrayan que, a medio plazo, estas medidas deberían traducirse en una reducción de los precios finales para los consumidores. En la actualidad, no existe ningún tipo de legislación en la UE que regule las comisiones bancarias.

Un total de seis asociaciones de consumidores de cinco Estados miembros -entre ellas las españolas Adicae y Asgeco- han denunciado que estos topes podrían tener los efectos contrarios a los que persigue y acabar aumentando las comisiones a los clientes, como a su juicio ha ocurrido en el caso de España, que ya reguló estas comisiones.

ELECCIÓN DE SERVICIOS DE PAGO

El Parlamento Europeo también ha votado este jueves una reforma de la legislación actual sobre los servicios de pago cuyo objetivo es reforzar la seguridad de las transacciones realizadas a través de internet. Las nuevas normas garantizarían una información más clara sobre los derechos y las obligaciones de los consumidores, los plazos de ejecución del pago, los datos de contacto y el cobro de comisiones.

La propuesta legislativa busca erradicar la fragmentación del mercado europeo en el ámbito de los nuevos medios de pago. Además, introduce requisitos de gestión del riesgo y de notificación de incidentes que puedan poner en peligro la seguridad del pago o la protección de los datos personales.

En caso de pagos no autorizados, los eurodiputados proponen que la empresa proveedora devuelva al consumidor el importe de la transacción en un plazo de 24 horas. En los casos de pérdida o robo de una tarjeta de crédito, por ejemplo, los clientes solo se responsabilizarían de una suma limitada que no podría superar los 50 euros.

Las nuevas normas también dan mayor libertad al consumidor para elegir el servicio de pago que mejor se adapte a sus necesidades. Asimismo, los proveedores de servicios de pago estarían obligados a publicar el coste real de sus actividades, de forma que el usuario pueda elegir la empresa menos costosa.