La ampliación de horarios no eleva ni ventas ni empleo, según informe

Noticia publicada en el diario Expansión

La ampliación de los horarios comerciales aprobada en 2012 o la liberalización total llevada a cabo en Madrid no han tenido incidencia positiva ni en el empleo ni en las ventas del comercio minorista ni ha posicionado a España entre los líderes del turismo de compra.

Esta son algunas de las principales conclusiones del informe elaborado por la Catedrática de Investigación Comercial de la Universidad Autónoma de madrid, María Jesús Yagüe Guillén, por encargo de la Confederación Española del Comercio (CEC).

El estudio compara la evolución que ha tenido el sector en las distintas comunidades autónomas con la mirada puesta en cómo se han comportado las ventas y el empleo en aquellas con mayor restricción de horarios, como Cataluña, País Vasco o Andalucía y aquellas más liberales, como Madrid.

En julio de 2012, el Ejecutivo amplió de 72 a 90 el número de horas a la semana que puede abrir una tienda en días laborables, elevó de 8 a diez los festivos y domingos al año que pueden abrir las comercios y liberalizó los horarios en las zonas de mayor afluencia turística en varias ciudades.

En Madrid, los establecimientos pueden abrir con total libertad de horarios desde el 15 de julio de ese año.

El informe concluye que las ventas minoristas no han experimentado una evolución positiva en el bienio 2012-2013 y, por tanto, la nueva legislación no ha tenido los resultados previstos inicialmente.

Las ventas del comercio al por menor, excluidas las estaciones de servicio, cayeron el 7 % en 2012 y el 3,9 % en el conjunto de España.

En Madrid, la caída superó la media nacional en los dos años (8,7 y 4,2 %), mientras que en comunidades más restrictivas, como Andalucía o Cataluña, la evolución fue dispar, con descensos del 7,9 y 3,7 %, y del 5,7 y 4,1 %, respectivamente.

En el primer trimestre del ejercicio, las ventas han caído en Madrid el 2 % mientras que la media nacional ha subido el 0,1 %.

Por otra parte, la destrucción de empleo en Madrid fue del 3,9 % mientras que la media nacional se situó en el 1,8 %.

Para la CEC, el informe pone de manifiesto que la recuperación del comercio, cuya facturación ha caído 11.220 millones en el bienio 2012-2013, pasa necesariamente por medidas que permitan reactivar el consumo de los hogares, pues de éste depende en gran medida la evolución de las ventas del sector.

En su opinión, no se trata tanto de un problema de oferta comercial, como de un problema de demanda causado por la reducción de la renta disponible de las familias y la pérdida de confianza.

Además, los datos de la Seguridad Social y los índices de ocupación, ponen de manifiesto que la libertad de horarios no ha supuesto un estímulo al empleo, que, incluso, se ha destruido a un mayor ritmo en los dos últimos años, también en las grandes superficies, impulsoras de la liberalización.

Por otra parte, España sigue siendo un destino turístico de sol y playa y que aún queda un largo camino por recorrer para codearse con las potencias mundial del turismo de compras, añade la CEC.

Según datos de Turespaña, las compras representan sólo el 3,3 % del gasto turístico y es el motivo principal de un viaje sólo en el 3,8 % de los casos.

Para la CEC, apostar por un modelo mediterráneo de centro ciudad que, por sí mismo, constituya un atractivo para la llegada de visitantes será clave para situar a España es un lugar destacado del turismo de compras.