Hacienda sacará de la tributación por módulos a 300.000 autónomos

Así lo prevé el Fisco en la reforma fiscal que prepara, según fuentes conocedoras del proceso. Esta medida expulsará del régimen a cerca de 300.000 autónomos de los 700.000 que ahora tributan en módulos, trasladan desde el sector, la mayoría pertenecientes a la construcción y a segmentos relacionados –albañilería, fontanería, carpintería, electricidad, rehabilitación– y al transporte –por carretera, mudanzas, cargadores, logística, distribución, mensajería, etc.–, además de servicios de jardinería y cátering para empresas, entre otros.

Este sistema sólo se mantendrá para taxis, peluquerías o bares, es decir, para el pequeño comercio, además de los fontaneros o electricistas que trabajen para particulares, que según las mismas fuentes, suponen algo menos de 300.000 autónomos.

El Ministerio de Agricultura intenta que queden dentro del régimen los autónomos agrarios, ya que aunque trabajan con intermediarios y no con el consumidor final, estima que sus bajo nivel de facturación lo aconseja. Además, Hacienda estudia expulsar de los módulos a grandes restaurantes con más de 50 mesas, por ejemplo, ya que aunque sólo sirven a particulares, su facturación es elevada.

El Gobierno ya restringió el sistema de módulos en la Ley de Lucha contra el Fraude desde 1 de enero de 2013, cuando excluyó a quienes facturen menos del 50% de sus operaciones a particulares para empresarios cuyo volumen de rendimientos sea superior a 50.000 euros al año, y a quienes obtengan rendimientos de otros empresarios por importe superior a 225.000 euros (ver información adjunta). Hacienda indicó que esta medida afecta a 80.000 autónomos.

A partir de entonces, se han sucedido las propuestas para acabar con un sistema que incentiva en ocasiones el fraude de la emisión de facturas falsas. El comité de expertos que asesora a Montoro en la reforma fiscal pide eliminar los módulos, aunque sugieren que se mantenga sólo para niveles de renta muy bajos.

En paralelo, los sabios del Gobierno también plantean en el IVA la supresión del régimen del recargo de equivalencia y restringir el régimen simplificado. Se trata de dos sistemas que complementan al régimen de módulos que piden armonizar.

La semana pasada, CEOE presentó su propuesta de reforma fiscal, en la que demandaba la supresión del régimen de módulos salvo para los autónomos que sólo trabajen para particulares. Precisamente la intención de Hacienda y la propuesta de las plataformas de autónomos ATA y Upta. Sin embargo, estas asociaciones criticaron la propuesta de la patronal. ATA también avisa de que esta medida debe adoptarse progresivamente y recomienda establecer, como única obligación formal, la de anotación y conservación de facturas. Las fundaciones y fiscalistas que han hecho públicas sus proposiciones de reforma fiscal demandan unánimemente la eliminación del régimen de módulos. Es el caso de FAES, Círculo de Empresarios, Fedea, Funcas, Consejo de Colegios de Economistas (Reaf), Aedaf o la Organización de Inspectores de Hacienda (IHE).

Aunque este sistema de tributación supone ventajas para Hacienda y los autónomos, como el ser una fuente estable de recursos para las arcas públicas y un sistema que facilita al autónomo la facturación, el régimen ha sido objeto de un profundo cuestionamiento. La restricción de la Ley de Lucha contra el Fraude Fiscal ya se complementó con el límite del uso de efectivo de 2.500 euros. La norma cercó el fraude de las facturas falsas que emiten algunos autónomos y que el límite del efectivo en solitario no podía atacar.