El Tribunal de la UE avala prohibir tasas multilaterales de MasterCard

Publicado en eldiario.es

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) ha avalado hoy la decisión de la Comisión Europea de prohibir las tasas multilaterales de intercambio aplicadas en el sistema de pago con tarjetas MasterCard.

Los jueces han desestimado el recurso de casación presentado por MasterCard contra una sentencia del Tribunal General de la Unión dictada en mayo de 2012, que dio la razón al Ejecutivo comunitario.

Las tasas en cuestión constituyen una fracción del precio de una transacción con tarjeta de pago, retenida por el banco emisor de la tarjeta.

El coste de esas tasas se imputa a los comerciantes en el contexto de los gastos que les factura la entidad financiera que gestiona sus transacciones por el uso de tarjetas de pago.

 En 2007 el Ejecutivo comunitario prohibió las tasas por considerar que iban en contra de la libre competencia de precios para los comerciantes.

Tras la decisión, la CE ordenó a MasterCard y sus filiales que pusieran fin a la infracción suprimiendo formalmente en un plazo de seis meses esas tasas, so pena de una multa diaria equivalente al 3,5 % de su volumen de negocios mundial.

Entonces, la empresa interpuso un recurso ante el Tribunal General para que anulase la decisión, una acción que apoyaron entidades financieras, como Royal Bank of Scotland, HSBC Bank o Lloyds TSB Bank.

Esa instancia judicial rechazó el recurso de anulación y confirmó la decisión de Bruselas, que MasterCard recurrió ante el Tribunal de Justicia.

En su sentencia de hoy, los jueces desestiman todos los argumentos presentados por MasterCard contra la decisión del Tribunal General de la UE.

Concluye en particular que las consecuencias negativas que podrían afectar al funcionamiento del sistema MasterCard de no existir las tasas en cuestión no implican que las tasas deban considerarse objetivamente necesarias, puesto que el Tribunal General se cercioró de que el sistema podía seguir funcionando sin ellas.

Además, señalan que el Tribunal General “declaró acertadamente que las tasas multilaterales de intercambio tenían efectos restrictivos de la competencia”.