El comercio minorista pide frenar la liberalización tras fracasar en Madrid

Artículo de Daniel Valero para Las Provincias

«Parece que queramos imitar a la región que destruye más empleo», exclamó ayer en Valencia el presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Manuel García-Izquierdo. El representante nacional de los pequeños comerciantes visitó la ciudad provisto de un sinfín de cifras que, a su juicio, demuestran que la liberalización de horarios comerciales que acarrea la declaración de Zonas de Gran Afluencia Turística «no tiene efecto ni sobre el consumo, ni en las ventas, ni sobre el empleo del sector». Su intención y la de la confederación valenciana (Cecoval) es que la Comunitat «rectifique» y no extienda la apertura dominical en toda la región.

García-Izquierdo comparó la evolución de las ventas y el empleo del sector entre ambas regiones en función de los resultados del Índice del Comercio al por Menor (ICM). De entre las cifras anuales, subrayó que en Madrid, «con una mayor libertad horaria», las ventas cayeron un 4,2% entre 2012 y 2013, mientras que en la Comunitat el descenso fue del 3,4%. También incidió en que la destrucción de empleo fue del 3,3% en el caso de la Comunidad de Madrid cuando la valenciana perdió un 0,2%.

El presidente de la CEC añadió que los datos interanuales del pasado mes de enero «van en la misma línea», con una caída de las ventas del 3,6% en Madrid mientras la Comunitat obtenía un dato positivo del 1,3%. También crecieron las ventas del sector en Cataluña, un 1,8%, autonomía de la que destacó su «divergencia» con la libertad horaria. Sobre el empleo de las empresas unilocalizadas, «las más pequeñas, las que más están con el agua al cuello y menos acceso tienen al crédito», destacó que en Madrid se destruyó un 2,6% mientras que el porcentaje en la Comunitat se mantenía «estable».

«Llevar más allá la libertad horaria es como para pensárselo», dijo García-Izquierdo, al tiempo que invitó a la administración valenciana al diálogo «antes de dar el paso». En la actualidad, la Comunitat mantiene un modelo híbrido en el que sólo determinadas áreas han sido declaradas Zonas de Gran Afluencia Turística, pero el Consell se muestra partidario de seguir extendiendo la liberalización horaria bajo la fórmula de que sea cada ayuntamiento el que decida acogerse o no a este modelo.

Proceso «paralizado»
Sin embargo, la presidenta de la Confederación de Empresarios del Comercio Valenciano (Cecoval) y vicepresidenta de CEC, Isabel Cosme, deslizó ayer que el proceso, tras las protestas de su organización, está «paralizado». La representante del comercio minorista valenciano lamenta que la liberalización de nuevas zonas pueda llegar sin estudios que acrediten los beneficios que reporta. «El Ayuntamiento de Valencia nos dice que no ha hecho ningún tipo de control», indicó Cosme.

En su intervención, García-Izquierdo fue muy crítico contra las «presiones» que alientan el cambio. «Debemos comunicar que las grandes empresas que exigen más libertad horaria para la Comunitat en realidad lo hacen para mejorar su cuenta de resultados, poniendo en riesgo el interés general», declaró el presidente de la CEC.