El comercio europeo, abierto al debate

Artículo publicado en Revista Inforetail sobre las reclamaciones de EuroCommerce (entidad que representa a la CEC a nivel europeo) en materia de prácticas comerciales:

EuroCommerce, la asociación europea del comercio, asegura que Europa necesita un sector agrícola firmemente arraigado en una economía de mercado abierta, capaz de responder mejor a las demandas del mercado y de los consumidores.

La organización ha apoyado la creación del Grupo de Trabajo sobre Mercados Agrícolas por parte del comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, que ha presentado su informe.

En este sentido, la organización apoya muchas de las recomendaciones del Grupo de Trabajo, entre ellas, el fomento de medidas de estímulo a las organizaciones de productores o el uso de herramientas de gestión de riesgos, entre otros.

En cuanto a las prácticas comerciales, sin embargo, Eurocommerce considera que el Grupo de Trabajo ha sucumbido a presiones políticas e incluye demandas de medidas legislativas de la UE sobre prácticas que no han sido identificadas como problemáticas en los informes de la Comisión sobre la cadena de suministro alimentario durante los últimos ocho años.

“Desafortunadamente, estas recomendaciones reflejan una mala comprensión de cómo funciona la cadena de suministro y la práctica comercial normal”, según indican desde la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas).

Christian Verschueren, director general de Eurocommerce, ha comentado que “la legislación a nivel de la UE no proporcionará una solución viable a los problemas que enfrentan los agricultores y otras partes de la cadena de suministro”.

“En lugar de examinar los síntomas, la Comisión debe trabajar para fomentar un cambio de cultura y abordar las causas de la crisis agrícola actual, que son el resultado de un desequilibrio global entre la oferta y la demanda. Hoy en día, la agricultura necesita estar mejor organizada y responder mejor a los cambios del mercado y a la demanda de los consumidores”, añade.

“Mera política de gestos”
En su opinión, “la reglamentación de las prácticas comerciales a nivel de la UE es una mera política de los gestos y no hará nada para ayudar a los ingresos de los agricultores. Pedimos a la Comisión que ayude a crear un nuevo diálogo constructivo con los agricultores para abordar estas cuestiones”.

Según concluyó la Comisión en su informe sobre la iniciativa de la cadena de suministro en enero, la legislación nacional ya está en vigor en la gran mayoría de los Estados miembros y proporciona mecanismos de reparación y sanciones. El informe de la Comisión no encontró razones para desarrollar una acción reglamentaria sobre las prácticas comerciales a nivel de la UE.