Diez cambios que llegarán al etiquetado en diciembre

Publicado en InfoRetail

El próximo 13 de diciembre entrará en vigor la nueva regulación legislativa sobre el etiquetado alimentario, bajo el paraguas del reglamento comunitario 1169/2011, que marcará qué y cómo deberá aparecer la información en las etiquetas de los productos envasados.

El jefe del Departamento de Legislación de Ainia centro tecnológico, José María Ferrer, ha elaborado un decálogo con las diez principales modificaciones que establece el nuevo reglamento y que los consumidores podrán apreciar en todos los productos alimenticios dentro de un mes.

En primero lugar, el objetivo primordial de la nueva legislación es informar al consumidor de manera más clara y directa por lo que la letra de las etiquetas deberá ser más grande y legible. Por ejemplo, para los envases de más de 80 centímetros cuadrados el tamaño mínimo de letra será 1,2 milímetros de altura, y en los de tamaño inferior de 0,9 milímetros.

Además, a partir de ahora, los posibles alérgenos deberán estar bien visibles y utilizar una tipografía diferente: color distinto, otro tipo de letra o que aparezca marcado en negrita.

En tercer lugar, Ferrer destaca que el etiquetado nutricional será obligatorio para todos los alimentos a partir del 13 de diciembre de 2016. La información sobre energía, grasas saturadas, hidratos de carbono, proteínas, azúcares y sal se debe indicar de manera agrupada y expresada según la porción, puede ser por 100 gramos o 100 miligramos.

“De este modo, el consumidor conocerá los nutrientes del alimento que ha comprado, pero la etiqueta también le informará sobre la cantidad diaria recomendada que debe consumir de cada alimento, especialmente de vitaminas y minerales”, ha explicado el miembro de Ainia.

Otra de las modificaciones que introducirá el nuevo reglamento se refiere a las fechas de congelación y descongelación. Habrá que distinguir entre ‘congelado en’, que será obligatorio para carne, productos de pesca no transformados y productos cárnicos, y ‘descongelado’ en aquellos productos que han sido descongelados antes de ponerlos a la venta.

Igualmente, cuando entre en vigor la normativa, se tendrá que especificar el origen de los productos, afectando de forma especial a los productos cárnicos. Se especificará también el país de procedencia del ingrediente primario.

El tipo de aceite, al detalle

En sexto lugar, hasta ahora sólo se debía indicar si la procedencia de las grasas era vegetal, animal o si eran grasas hidrogenadas. La nueva legislación obliga a detallar qué tipo de aceite vegetal contiene: si es de girasol, de oliva o de palma. La presencia de grasas trans seguirá sin tener que indicarse, a la espera de la resolución en 2016.

El séptimo cambio está referido a que los alimentos que aparentemente están elaborados de un solo tipo de carne o pescado, pero que son la suma de varios combinados con otros ingredientes, deben estar especificados. En concreto, son los que se comercializan bajo la denominación ‘Elaborado a partir de…’, y que ahora deberán incluir los aditivos alimentarios, las enzimas y si tienen proteínas añadidas de origen animal diferente.

Por otro lado, Ferrer también hace referencia a los cambios en las menciones adicionales obligatorias. Es necesario también especificar si el producto ha sido envasado en atmósfera protectora, o si contiene edulcorantes, cafeína, ácido glicirrícico o sal de amonio, fitoesterol, etc.

Como novena modificación en el etiquetado, las bebidas alcohólicas o refrescos con alcohol de más de 1,2% tendrán que especificar el grado alcohólico.

Y, en último lugar, será obligatoria la indicación en la lista de ingredientes de todos los nanomateriales con función de ingredientes, presentes en el producto final, seguidos de la palabra “nano”. Se consideran nanoingredientes aquellos nanomateriales que cumplan la función directa o indirecta de un ingrediente.

“Al consumidor cada vez le preocupa más la composición, el origen y las cualidades nutricionales de los alimentos. Precisamente, por este motivo la UE ha decidido unificar la legislación existente hasta ahora en esta materia en un solo reglamento, que establezca las condiciones necesarias para que el etiquetado sea mucho más comprensible para los consumidores”, ha subrayado José María Ferrer.