Consumo e inversión tiran del PIB, que crece a ritmo del 3,1%

Publicado en el diario Cinco Días

La economía española mantuvo su velocidad de crucero en el segundo trimestre, en el que consumo e inversión volvieron a tirar de la demanda nacional. El PIB se aceleró del 2,7% del primer trimestre al 3,1%, el mejor dato desde princpios de 2008, según los datos definitivos pulbicados hoy por el INE, que confirman el avance de hace un mes.

La mayor parte de las partidas de la economía mantuvo o mejoró el buen ritmo de crecimiento de trimestres anteriores. La demanda de los hogares, o consumo familiar, el gran puntal de crecimiento: aceleró de un 0,7% trimestral entre enero y marzo hasta un 1% en el segundo trimestre. La inversión también mejoró, pasando de crecer un 1,4% a un 2% trimestral, gracias en particular a la inversión en bienes de capital. En términos anuales, la demanda nacional crece un 3,3%.

La demanda exterior ha tenido una mejor aportación que trimestres anteriores, al restar solo dos décimas al crecimiento interanual  (frente a cuatro entre enero y marzo), si bien en términos trimestrales las importaciones crecen más deprisa que las exportaciones. Algo lógico teniendo en cuenta que el crecimiento tira del consumo.

El gasto en consumo final de las Administraciones Públicas tuvo un incremento del 1 %, ocho décimas superior a la del trimestre precedente.

El reflejo en el empleo es de un rápido crecimiento: un 2,9% en el número de ocupados: son 477.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año. En estas cifras un trabajo a media jornada cuenta solo como medio trabajo, a diferencia de la EPA, que calcula peronas ocupadas. En todo caso, el INE detecta también una mejora en el número de horas trabajadas: la jornada media pasa de caer un 0,9% interanual a hacerlo solamente un 0,1%. Una señal de que las empresas siguen necesitando mano de obra.

Los salarios son otra cosa: la remuneración por asalariado frena del 0,8% al 0,2%, cifra que está condicionada por la devolución de la paga de los funcionarios (25% de la extra) en enero. Eso permite que los costes laborales unitarios (por unidad de producto) bajen un 0,1%, y que la productividad vuelva a aumentar.E n cuanto al excedente de explotación (beneficio de las empresas), aumenta a un fuerte ritmo del 3,4% interanual, tres décimas menos que la remuneración de los asalariados, que, aunque creceel 3,7% por el mayor número de personas empleadas, se frena sobre el crecimiento del 4% del primer trimestre.