CEOE propone una nueva agenda de reformas tras las elecciones para afrontar los desafíos de la economía española

La Junta Directiva de CEOE ha aprobado un documento que recoge las propuestas empresariales ante las elecciones generales que se celebrarán el 28 de abril.

En el informe se hace un repaso detallado de cada uno de los sectores de actividad y se plantea más de un centenar de propuestas en una veintena de áreas.

Los empresarios proponen que, después de las próximas elecciones generales, se impulse una nueva agenda de reformas estructurales y diversos pactos de Estado que permitan afrontar los grandes desafíos a los que se enfrentará la economía española en el futuro.

Estas son las propuestas de la @CEOE_ES para el #comercio minorista ante las elecciones generales del 28 de abril Clic para tuitear

La Confederación ha detectado cuatro grandes riesgos en clave nacional: la inestabilidad política, la falta de disciplina presupuestaria, el abandono del proceso de reformas estructurales y el quebrantamiento de la unidad de mercado.

Comercio interior y distribución comercial

El informe también plantea medidas concretas para el comercio minorista, como disminuir la presión fiscal o establecer las mismas reglas de juego para todos los actores.

El comercio: un sector clave que debe ser percibido como tal

El comercio es un pilar de la economía española, que aporta alrededor del 12% del PIB nacional y cerca de 2 millones de afiliados a la Seguridad Social, siendo además tractor para el resto de la economía nacional. También cumple una función social de gran relevancia al contribuir al abastecimiento de necesidades básicas de manera muy eficiente. Pese a ello, no siempre es percibido externamente de manera proporcional a su peso específico, especialmente desde las administraciones públicas. Para ello se requieren acciones claras en favor de una estrategia de política comercial sólida y con visión transversal.

Defensa de la unidad de mercado

Respetando la autonomía y capacidad de autogobierno de todas las CCAA, la unidad de mercado es clave para mejorar la competitividad de nuestra economía, ya que una ruptura de la misma es absolutamente ineficiente para la gestión empresarial, y limita la capacidad de expansión y el dinamismo empresarial. Este principio, ya citado anteriormente en este documento, es válido para el conjunto de la estructura productiva española, y adquiere especial relevancia en el sector comercio por su implantación territorial.

Reducción de burocracia y de trabas administrativas

Pese a los diferentes intentos de mejora puestos en marcha, España sigue siendo uno de los países más burocratizados y con mayor cantidad de trabas administrativas a la actividad empresarial, lo que lastra de manera importante la economía nacional al aumentar los costes de transacción. Esta situación resulta particularmente acuciante en el sector comercial, que en España cuenta con una regulación en general restrictiva, por lo que es necesario seguir haciendo progresos en la racionalización normativa, y mejorar la eficiencia y la estabilidad del marco legislativo.

Freno al incremento de la presión fiscal

La distribución comercial es un sector de una competitividad máxima, con unos márgenes empresariales estrechos y precios competitivos por debajo de la media europea, y que adicionalmente se está viendo abocada a altos niveles de inversión para adaptarse a la transformación digital, la omnicanalidad y nuevas necesidades de los consumidores. En ese contexto, cualquier incremento de la presión fiscal puede provocar un impacto muy significativo en la competitividad empresarial y la creación de empleo, así como indirectamente en el consumidor, que es quien termina asumiendo en buena parte los costes derivados de las nuevas cargas fiscales, trasladando al sector un rol injustificado de recaudador por cuenta de la Administración.

Coordinación legislativa

El comercio es un ámbito legislativo transversal (por lo que se legisla sobre él desde diferentes ámbitos competenciales) y tractor (cuando se legisla sobre él se hace en cascada para toda su cadena de suministros aguas arriba). Cualquier desarrollo legislativo que pueda afectar al sector comercial debe ser coordinado y pactado entre los distintos ámbitos competentes para garantizar normas más eficaces y eficientes.

Mismas reglas de juego para todos los actores

La eclosión de nuevas formas de venta, que por su origen parten de una diferente base normativa y fiscal a la del comercio físico preexistente, supone un reto en las relaciones comerciales, laborales, de medios de pago y con los consumidores que debe ser encauzado adecuadamente para garantizar la equidad entre todos los competidores. En este sentido la CEOE, a través de su Plan Digital 2025, ya ha solicitado a las administraciones públicas que se equiparen las exigencias a todos los actores económicos del sector comercial.

Apuesta por los trabajadores como factor clave de éxito

El comercio es un sector especialmente intensivo en mano de obra, con cerca de 2.000.000 de afiliados a la seguridad social. Esto deriva en una doble circunstancia, la primera, que la empresa distribuidora sólo puede tener éxito si es capaz de gestionar con excelencia el capital humano. La segunda es la gran responsabilidad derivada para el sector comercial en el desarrollo económico y social del país, marcado por sus políticas de recursos humanos. Es por ello por lo que son necesarias políticas públicas de empleo que fomenten tanto una contratación flexible, adaptada a las especificidades del sector, como la formación continua de los trabajadores, sin duda el mayor activo de nuestras empresas.

Comercio y Turismo

España es una gran potencia turística y el comercio tiene papel central que jugar al respecto. Es necesario un marco normativo que de servicio al turista, cuyos hábitos de compra son en ocasiones diferentes a los del cliente doméstico. Así, es necesario afianzar los criterios en la determinación de las zonas de gran afluencia turística a efectos de horarios comerciales.

Logística

El comercio se caracteriza por su capilaridad, lo que lo convierte irremisiblemente en un actor relevante de la logística en España. En este sentido la transformación digital, la omnicanalidad y la concentración de población en áreas urbanas está alterando los conceptos tradicionales, ubicando en el centro del debate la gestión logística de la última milla; cómo debe ser la gestión del reparto en las ciudades, así como proporcionar soluciones de conveniencia al consumidor final en cuanto a formatos y tiempos de entrega, respetando la calidad de vida y el medio ambiente urbano, y favoreciendo medios de transporte cada vez más productivos. Por ello son necesarias unas políticas que, contando con los distintos eslabones de la cadena de valor, sienten las bases de una distribución comercial inteligente (smart distribution) que se integre de forma armoniosa con su entorno urbano.

Seguridad

Aunque en los últimos años se ha avanzado tanto en la legislación penal como en la cooperación con la administración, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y los órganos judiciales para desincentivar el hurto, es fundamental seguir profundizando en la colaboración en materia de seguridad ciudadana. Asimismo, es vital seguir luchando contra el comercio ilegal y la venta de productos falsificados.

Accede aquí al documento completo: Propuestas empresariales ante las elecciones generales del 28 de abril de 2019.