Celebramos nuestra Asamblea General anual

El martes 23 de junio celebramos la reunión anual ordinaria de la Asamblea General de nuestra Organización, en la que se hizo balance de la situación económica y estado de nuestro sector, así como de la labor y proyectos llevados a cabo en el último año y algunas de las líneas maestras de la acción de CEC para los próximos meses. Nuestro presidente, Manuel García-Izquierdo, quiso iniciar su intervención agradeciendo el esfuerzo y la labor desarrollada en este tiempo por las organizaciones miembro: “vuestro esfuerzo, voluntad y dedicación hacen de la Confederación Española de Comercio una gran organización, fuerte y viva”.

En su intervención, Manuel García-Izquierdo abordó la dificultad de los próximos meses, pues a pesar de haber superado lo peor, la mejora del consumo es aún “desesperadamente lenta” para muchos de nuestros comerciantes. “Necesitamos una inyección de liquidez y de incentivos para el consumo, ahora más que nunca, y así se lo venimos trasladando incesantemente al Gobierno”, reclamaba el presidente de CEC. El consumo se encuentra muy condicionado por la renta disponible de los hogares y, en este sentido, “hasta que nuestro país no logre salvar el drama del desempleo, será difícil que las ventas de nuestro comercio despunten con la fuerza que deseamos”, lamentaba García-Izquierdo.

En este punto, nuestro presidente hizo alusión a la necesidad de estar preparados para ese momento, mejorando la competitividad de nuestras empresas y adaptándolas a las nuevas demandas del consumidor actual, mucho más exigente y digital. “La Confederación Española de Comercio debe acompañar y apoyar a nuestras organizaciones miembro y a los comerciantes en este proceso”, explicaba García-Izquierdo.

La actual situación de desafección social por el conjunto de agentes sociales fue un tema que también tuvo presencia en nuestra Asamblea, ante el que Manuel García-Izquierdo reclamó la necesidad de dar ejemplo de organización empresarial eficaz, transparente y cohesionada. “Tenemos que ser capaces de interpretar correctamente este nuevo impulso, estar a la altura del profundo cambio institucional y económico que se está produciendo en nuestro país, buscar nuevas fórmulas más eficaces y efectivas para lograr nuestros objetivos”, explicaba el presidente de CEC.

Por último, Manuel García-Izquierdo se dirigió al actual Gobierno y al conjunto de partidos políticos con representación en el Parlamento para reclamar un marco legislativo y normativo estable, “debemos exigir vocación de permanencia en nuestra legislación. No podemos seguir con los vaivenes de estos años, aprobando cambios legislativos cada semana”, concluía el presidente de CEC.