“44 días para decidir el futuro del comercio”

Artículo del presidente Manuel García-izquierdo, publicado en el suplemento Alimentación y gran consumo de elEconomista:

Recuperación o estancamiento. Dar un paso de gigante hacia la reactivación plena del consumo o seguir avanzando a trompicones. En las próximas semanas los pequeños y medianos comerciantes de nuestro país nos enfrentaremos al mayor reto de los últimos años.

Unas semanas que comenzarán el próximo 25 de noviembre con la celebración del Black Friday, tendrán su punto álgido en la campaña de Navidad y finalizarán con el Día de Reyes y con el arranque del periodo tradicional de las rebajas de invierno. Del 25 de noviembre al 7 de enero. Cuarenta y cuatro días en los que, según marcan las previsiones, se batirán records a nivel de ventas y de empleo.

Los signos de recuperación están ahí. Según el Índice del Comercio al por Menor, el sector encadena 25 meses de crecimiento interanual a nivel de ventas; siguen aumentando las afiliaciones a la Seguridad Social correspondientes al sector comercio y el total de desempleados se encuentra en sus niveles más bajos de los últimos años.

Pero el indicador económico que de verdad definirá el futuro inmediato de nuestros comerciantes no es otro que el de la Confianza del Consumidor. Un dato que se ha visto muy perjudicado por la inestabilidad política del último año, lo que a su vez ha afectado de lleno a las expectativas de nuestros comerciantes.

Por eso ha sido tan importante que, por fin, en España contemos con un Gobierno estable que despeje el actual clima de incertidumbre y devuelva la confianza a los consumidores. Un hecho fundamental, pero que solo representa una cara de la moneda.

Junto al indicador de la confianza, la recuperación del comercio dependerá en buena medida del talante del nuevo Gobierno. Que este sea sensible a las necesidades y reivindicaciones del sector y que nos trate por lo que siempre hemos sido y siempre seremos: uno de los pilares de la economía española y la principal fuente de empleo estable del país.

Será fundamental que, desde el primer día, el nuevo Gobierno base sus actuaciones en el diálogo y el consenso. Que potencie la interacción con los agentes sociales, profundice en los aciertos de la anterior legislatura y corrija los desaciertos. Que genere estabilidad y cohesión social, velando siempre por el equilibrio entre formatos comerciales.

En esta legislatura el nuevo Ejecutivo también deberá garantizar la seguridad jurídica, acabando de una vez por todas con la inestabilidad que afecta a los empresarios a la hora de invertir y a los clientes en el momento de realizar sus compras. Además, tendrán que equilibrar los horarios comerciales con la conciliación de la vida familiar de nuestras pymes y autónomos; ampliar las actuaciones contra la venta a pérdidas que llevan a cabo determinadas cadenas de alimentación; y regular las ofertas y descuentos para que estas no se conviertan en una suerte de rebajas encubiertas.

Actuaciones que nuestro sector requiere con urgencia y que, por supuesto, defenderemos desde la Confederación Española de Comercio.

Si contamos con la confianza de los consumidores y el apoyo de la Administración, no me cabe duda alguna de que tendremos la mejor campaña de Navidad de los últimos años, tanto a nivel de empleo como de ventas. Y tengo esta certeza porque, como siempre, nuestros empresarios aprovecharán al máximo cualquier oportunidad que se les presente.

Por ello, las próximas semanas estarán marcadas por la entrega, buen hacer y cercanía del comercio urbano y de proximidad. Valores que definen a nuestro sector, pero que en estas fechas cobran especial relevancia.

Disfrutaremos de un Black Friday que ha pasado de ser una iniciativa limitada a las grandes cadenas de distribución y comercios electrónicos, a convertirse en una nueva herramienta para que las pymes mejoren sus ventas y su visibilidad. Una jornada de descuentos que está calando con fuerza en nuestro comercio de proximidad gracias a que recupera el atractivo de las rebajas tradicionales, entendidas estas como un periodo acotado en el tiempo. Característica que da seguridad al consumidor y provoca un fuerte efecto reclamo.

Y tendremos una campaña de Navidad y un Día de Reyes en los que las pymes de comercio y su clientela serán, como siempre, los grandes protagonistas. En el que nuestros comerciantes transformarán por completo sus escaparates, aportarán su granito de arena en la financiación de la iluminación decorativa de calles y plazas, dinamizarán los barrios en los que se ubican y, en definitiva, harán el mayor de los esfuerzos con tal de fomentar el espíritu navideño.

Todo ello, en estrecha colaboración con los Ayuntamientos de todos los municipios de nuestro país. Administración y comercio local, unidos año tras año en campañas que incentivan el consumo responsable y refuerzan los lazos entre la ciudadanía y su comercio vecino. Un comercio que destaca por reinvertir en su entorno la riqueza que genera y por crear empleo estable y de calidad.

En breve comenzarán los cuarenta y cuatro días que marcarán el futuro inmediato de nuestro comercio urbano y de proximidad. Un comercio formado por pequeños empresarios que, en estas fechas tan especiales, muestran la grandeza que les caracteriza.

Manuel García-Izquierdo

Presidente de la Confederación Española de Comercio